Todo fue real

En 2018 Al llegar al lobby del International House y verlo lleno de jóvenes de otros países, hablando lenguas que jamás había escuchado, en ese momento en ese preciso momento me sentí parte de algo mayor, algo incluso mayor que yo y que cada uno de nosotros mismos, luego me ubicaron en mi apartamento con los demás compañeros.

Durante mi verano en los Estados Unidos tuve la oportunidad de trabajar; lo que me permitió relacionarme con compañeros de trabajo y formar lazos que llegarían a ser indestructibles, pude relacionarme con alrededor de 300 estudiantes de otros países que hacían el programa al igual que yo; si no los veía en el trabajo los veía en el apartamento ya que estábamos todos cerca. Pude saber que es administrarse por ti mismo, sustentar una casa y convivir con personas de otras culturas y es que para mí intercambiar costumbres fue la mayor experiencia del Summer, allí es cuando te das cuenta que el mundo no era tan grande como pensabas y que todas esas personas, Kazajstános, Tailandeses, Africanos, Ucranianos, colombianos, Rusos, Jordanos, egipcios, Israelitas, Policianos, Árabes, etc. por más lejos que estén por más costumbres diferentes que tengan siempre hay algo que nos une, algo que nos hace pesar igual.

Mi profesora de sociología siempre decía: El ser humano es un ente evolutivo a través del tiempo y Cada experiencia que tenga ya sea en el ámbito social, psicológico u espiritual va afectar en sus decisiones futuras como en su comportamiento a lo largo de su vida, y realmente El summer Work fue una experiencia que me ayudó a ver el mundo desde otra perspectiva y a comprender la forma de actuar de otras culturas.

Le doy gracias de forma infinita a OFIT porque pensando que iba a realizar uno de mis sueños pude cumplir la mayoría de ellos, y es que el trato de las personas, la agencia y demás hicieron de mi experiencia la mejor en toda mi vida. Para mí fue mágico planear visitas a otros estados con mis amigos en nuestros días libres, decir: vamos tal día para Washington, Maryland o New York, montarnos en atracciones que jamás hubiéramos visto en nuestro país y asistir a camporees de Conquistadores lo que siempre recordaré, y es que tan sólo con escribir esta composición y recordar esos momentos tan maravillosos para mí, me hacen preguntarme si fue real, si realmente lo viví y luego veo las fotos que le etiquetaba a OFIT y decir: si si TODO FUE REAL. No sé si compartirán está composición pero si la estas leyendo y aun no has vivido esta experiencia recuerda cada año y cada lugar es una experiencia diferente no pierdas tiempo and go for it.

Francisco Alberto Arias

Verano 2018

Category : Uncategorized
Tags :